Hada de azúcar morena

La Muerte acudió al llamado
—Llévame ¡o hazme blanca! No me dejarán concursar con ningún pas de deux
—No puedo cambiar tu piel, pero puedo darte tu deseo
—¿A cambio de qué?
—Por diversión

Seguir leyendo “Hada de azúcar morena”

Sonrisa de cartón

La mañana despuntó con el desconsuelo que acompaña a los malos momentos. Salían temprano en el vehículo que usaban para desplazarse. Llegamos a un lugar en donde me dio tiempo de pasearme por varias ventanas y observar a través de los cristales el espacio poco colorido al que con tanta prisa necesitábamos entrar. Pasó un tiempo más o menos largo antes de que tomaran asiento frente a una mujer con unas gafas redondas, azules.

Tardé en reconocer a esa de impecable apariencia y figura estilizada. Por alguna razón no lucía tan esplendorosa ni radiante dentro de estas paredes, estaba mimetizada con el entorno, resultaba similar a los pocos humanos que se encontraban detrás de sus mesas. Todos iguales a ella, como hechos en serie. Rostros serios y sonrisas de quita y pon usadas con destreza según hablaban con otros humanos sentados, incómodos, al otro lado de sus mesas interactuando con cierto recelo, vestidos libremente, con diversidad de historias en sus mentes, miradas y rostros que me hubiese gustado conocer.

Seguir leyendo “Sonrisa de cartón”

Incidente

Esa mañana tuve que atender una llamada de auxilio, me condujo hasta un tejado cercano a nuestro nuevo hogar en la casa-jardín. Cuando llegamos el ruido era un tormento, ondas a diferentes frecuencias, descontroladas, hicieron muy complicada la comunicación además de los gritos de humanos excitados que señalaban, miraban y apuntaban con sus rectángulos de lucecitas rojas hacia lo alto.

Se enfrentaban a los habitantes de ese asentamiento un conjunto de personas, más calmadas, con mallas en los rostros, grandes trajes y manos cubiertas con guantes, armados con palos muy largos encendidos en llamas. Calentaron hasta extremos insoportables su morada, de allí la petición de socorro.

Fueron muchos los que desde el interior de la morada, trataron de encontrar la salida, quebrándose las alas y las patas, permaneciendo moribundos por unos instantes y fueron muchos más los que no lograron reaccionar a tiempo muriendo abrasados por las llamas. Aunque el ataque fue rápido y preciso sus muertes fueron lentas y dolorosas.

Seguir leyendo “Incidente”

Testigo mudo

Relato Corto ✒

Lo vimos en un discreto recinto con luces tenues y pequeñas flores cortadas puestas en muchas mesas. Con la excusa de discutir asuntos de trabajo cenaba con Milagros.

También vimos a más personas sentadas y otras que caminaban apuradas con bandejas en las manos. Seguí a uno, para ver adónde iba, pero no pude pasar al otro salón porque el acceso se abría y cerraba muy rápido, muchas veces. Entonces me quedé en sus recuerdos. Fui más atrás, seguí fibras de esa noche y desde allí pude ver cuándo fue informado sobre el lugar al que debía ir. Supe que su informante llegaría antes para sentarse en una mesa cercana, que había dispuesto todo para poder observarlos de forma discreta y que ellos dos podían mantener su mirada sin despertar sospechas, Milagros había quedado de espaldas a su «amigo»

Leer MÁS

Una tarde en el estacionamiento

Había salido del hospital con tres costillas rotas, en la pierna una escayola que le llegaba a la cadera impidiéndole caminar, el rostro casi irreconocible por los moretones y cortaduras que le atravesaban ambas mejillas. Aun así, en silla de ruedas y con la seguridad de saberse víctima de esa agresión, asistió al juicio para declarar.

 «Oportunamente he facilitado las pruebas y fueron admitidas» dijo su abogado mientras se dirigían al salón del tribunal. Estando allí comenzó el interrogatorio:

Seguir leyendo “Una tarde en el estacionamiento”

Hospital

Malos presagios

Al quinto día de comenzar mi vida la Muerte me pide paso. Al escuchar su voz me llené con su presencia, iniciando de esa manera una transformación en mí. En el instante que le vi el rostro me comentó que no respeta horario, puede ir a su antojo otorgando o quitando poderes. Comprendí que actúa con autonomía. Mientras la Muerte me susurra que se divierte con el poder que le otorgan algunos humanos al temerla, la noche se torna más sombría dibujando grises en todo lo que se encuentra en su camino y el aire silba frío.Como sus fieles cómplices también se entretienen creando la atmósfera propicia. En ese momento supe que juega a vestir a los que se irán con ella. Ese traje hace sentir vulnerables a los otros humanos que rodean al viajante, aumentando así la confusión de esos seres.

Seguir leyendo “Hospital”

Las historias de ficción nos han advertido.

Hombre en escritorio viendo el móvil

Reflexión 🤔

Influenciar o liderar, parece que hay está el dilema

Una cosa son las marcas y otra la política. Ambas están enmarcadas dentro de la sociedad, aunque da la impresión que la primera a absorbido a las otras dos.

A raíz de los últimos acontecimientos sociales y políticos (nacionales e internacionales) me puse a pensar sobre cómo el grueso de los mortales se empeñan en ver algunas personas como guías aunque éstas hagan evidentes su falta de discurso propio, que se limiten a copiar gestos y repetir palabras que por sí solas y fuera de su contexto original no dicen nada.

Seguir leyendo “Las historias de ficción nos han advertido.”