Brujo autodidacta

Rompió el candado del armario porque necesitaba una lechuguilla y solo halló el viejo traje de su tía, le arrancó el cuello. Empleó mucho tiempo y dinero buscando otros elementos: traje, sombrero… El anticuario aseguró que el grimorio correspondía al siglo XV, de ahí su precio… Decidió pedir otro préstamo.

Seguir leyendo “Brujo autodidacta”
Anuncios

La rana y los espíritus malignos.

Tres hermanas hicieron una hoguera en el solsticio de verano y colocaron sobre ella el regalo mágico otorgado por las deidades de la naturaleza: un caldero lleno de agua.

—Luz…vida… ¡Sean abundantes! —dijo la mayor con voz profunda.

—Hadas… espíritus de la naturaleza… —invocaron todas al unísono.

Seguir leyendo “La rana y los espíritus malignos.”

Hogar-cofre-ataúd

Sentado en su sillón el silencio lo poseyó sucumbiendo en un profundo sueño. No supo cuánto tiempo había pasado desde que sus ojos, vivaces, juguetones, se cerraron. Envuelto en su manta de estrellas, la barba, el cabello, las uñas les crecieron. Sin que nadie lo extrañara había permanecido inmóvil. Diez años después un atrevido desconocido destrozó el cerrojo de ese hogar-cofre. Horrorizado al verlo con sus manos aferradas al viejo reloj, susurró —¡Es increíble! ni siquiera un mal olor ha desprendido —Al escuchar estas palabras él dejó su cuerpo y se vio a sí mismo dándole cuerda a su tesoro.

Seguir leyendo “Hogar-cofre-ataúd”

Preparativos

El sol dormía, salió protegida con su chaqueta de capucha azul. Las sombras proyectadas en el pavimento llamaron su atención, al levantar la mirada comprobó que eran de la ropa colgada en el tendedero. Leyó los números 13… 15… pronto llegaría a su destino. Andaba sigilosa recordando lo leído en el Sagrado Libro Gatuno. Quería ser la primera en llegar para comprar los diecisiete ingredientes que faltaban y completar los cuarenta para esa receta especial. Estaba nerviosa por no saber si a Lídia le gustaría esa tarta con el ¡FELIZ CUMPLEAÑOS! que pensaba escribir con sus garras.

Participa en: 

Escribir jugando (Abril) en El blog de Lídia

Equinoccio de primavera

Los días se hacían más largos y las noches más cortas dando paso a las aves y a las mariposas que volvían del sur cansadas de perseguir al sol. Había llegado marzo con la noche igual. Mi trabajo comenzaba. Tenía que determinar el volumen y dejar pistas sobre cuándo se produciría la cosecha.

La viña comenzaba a captar alimentos y a nutrirse, la savia viajaba haciendo aparecer los primeros brotes. Corrí con mi lira, era importante escuchar su música para atender a esas pequeñas flores hasta convertirlas en  hermosos racimos de uva.


Participa en: 

Escribir jugando (Marzo) en El Blog de Lídia

Un día feliz

Desde las 10:13 comenzaron los preparativos para su fiesta, que se desarrolló más allá de sus expectativas. En la noche las imágenes se mezclaron.

Como un súper agente trepó sobre los regalos abiertos: el carro, el robot, la pelota… el envase de vaca pirata. Todo estaba allí en perfecto equilibrio permitiéndole recoger la maceta que entre sus manos se transformó en flor mágica, luego corrió hasta la pista de aterrizaje. Con gran destreza manejó el helicóptero que lo llevó a los brazos de la reina del bosque. Ella lo abrazó y él continuó soñando. Cumplir 4 años fue agotador.

Seguir leyendo “Un día feliz”

Cita en Nochevieja

Vio el móvil y solo leyó «Vamos a probar el Mate…»  cuando sintió revolotear pájaros, plumas, hojas. Imaginando en su paladar esa bebida que deseaba probar aunque fuese en Nochevieja. Apresurada, seleccionó el traje de tres faldas que le hacían lucir su delgada figura. Esos zapatos de tacones era el complemento ideal.

Pronto comprende que no terminó de leer el mensaje: «Vamos a probar el Mate de Morphy»  

Con una media sonrisa trató de disimular. Él en la mesa, impecable como siempre. No había nada que se le pudiera reprochar frente al tablero de ajedrez.

Seguir leyendo “Cita en Nochevieja”