Inconsciencia

De regreso a la ciudad se detuvo en un árbol cercano, otra colmena tiene problemas. Ve algunas de sus compañeras que están siendo atacadas…

Desesperadas, vuelan apresuradas cuando caen en una trampa. La Reina gritó, rompiendo su silencio ancestral.

—¿No entiendes? Al matarnos destruyes el planeta.

El hombre, mientras prendía fuego a las colmenas pensó: “¡Estoy cansado… Hasta escucho hablar a las abejas!”. Al instante, el fuego devoró a las últimas de su especie.


Originalmente Participó en: Cincuenta palabras, noviembre 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .