Relato Zapato de tacón alto

Llegó el día

Pensó por un instante que era mejor pasar por su casa para ponerse más cómoda, pero no lo hizo temiendo llegar tarde.

Continuó su camino de prisa sintiendo cómo los zapatos se pegaban a sus pies rasgándolos, cual pequeños puñales, en cada paso dejaba un poco de piel en sus bordes internos.

Relato Zapato de tacón alto
Llegó el día

No podía detenerse, era el día y la hora que tanto había esperado. Persistía aunque el sol era implacable , ya casi llegaba, estaba a tan solo a dos calles de distancia. 

Al fin llegó a la taquilla, pidió su entrada y al entrar al cine se sintió feliz con los pies destrozados.


Habemus proyecto!! Ya disponible la historia completa de El expulsado sigue los enlaces (botones verdes) y ¡Ayúdalo a salir con vida del laberinto de Juego de historias

Soy Saturnino Segundo Molina Molina:  El expulsado. Te espero!

Ahora con los comentarios habilitados en cada entrada

10 comentarios

  1. Que relato tan emocionante, ha sido corto, pero me ha enganchado desde la primera palabra.
    Yo me identifico en algún aspecto, cuando tengo una meta en la vida no me importa el camino, si no llegar y cumplirla. Aunque me haya dejado los pies (como dices) pero mereció la pena.

    Le gusta a 1 persona

  2. Este relato me ha recordado una bonita cita que tuve hace muchos años, con mi pareja. Y sí, después de unos años después… Llegó el gran día de formar una bonita historia, nuestra historia, yo y el juntos para siempre. Madre mía, todo lo que me ha transmitido este relato. Qué bonitos recuerdos, en tan pocas letras. Me quedo por aquí, para seguir disfrutando de tu maravilloso blog. Besos!!!

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡Hola Rosa! Un relato muy curioso la verdad. Yo creo que en al menos una ocasión todas nos hemos visto en esas. Llevando tacones matadores y sin tener a mano o poder ir a cambiarlos por unos zapatos más cómodos. Yo personalmente tengo muy poca tolerancia al dolor causado por los tacones, así si no es una época en la que tengo unos bien cómodos, o no me pongo tacones o, si lo hago, no salgo de casa sin unas bailarinas en el bolso! jejeje

    Le gusta a 1 persona

  4. Me ha sorprendido…y me he quedado por un momento esperando más… Así que lo he leido por segunda vez. Casi he notado el escozor de las ampollas en los pies, y me he imaginado a la chica entrando en la sala de cine y mirando a su alrededor en la oscuridad … hasta que lo ha visto. Gracias, hermoso relato.

    Le gusta a 1 persona

  5. Hola, guapa! Me gusto mucho el relato, creo que describe algunas de las situaciones en las que nos vemos reflejada aveces, yo antes quería ser coqueta usar tacones y mira que por más que intente nunca los soporte, prefiero mi estilo de zapatos comodos ya que no puedo soportar dolores, creo que para evitar estas ocasiones deberiamos llevarnos un zapato comodo en la cartera. Jejejee de verdad que este relato explicó muy bien el día a día de una mujer con tacones. Bs

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .